Señor Jesucristo,

 

Hoy abro la puerta de mi corazón para que vengas a mi vida, seas su dueño y salvador. Me arrepiento de mis pecados y confieso con mi boca que eres el señor.

 

Creo en mi corazón que Tú resucitaste de los muertos, que por tu sacrificio tengo vida eterna, perdón y salvación.

 

Gracias Señor, Amén...